Gastronomía

Naturaleza

AYUNTAMIENTO DE VALDERROBRES

 
Se trata de un edificio inspirado en el Ayuntamiento de Alcañiz, aunque aquí se añadiría una lonja con fines comerciales además de los administrativos y judiciales que ya poseía de por sí el edificio. Posiblemente se construye bajo las órdenes del maestro Antonio de Champanyach dentro del estilo manierista y se termina en 1599, fecha que aparece esculpida en el escudo de la fachada. Este escudo tiene la peculiaridad de aportar por primera vez las figuras de dos grifós, un macho y una hembra, al tradicional escudo del roble que venía simbolizando a Valderrobres desde el siglo XIII.
En 1847 se le encarga a un pintor (posiblemente Jerónimo Palau) decorar la fachada con una pintura alegórica y en la que aun hoy en día, pese a su deterioro, puede leerse el emblema “paz, unión y libertad”.
En 1929 el edificio fue reproducido en el Pueblo Español de Barcelona. 

 

El puente de Piedra

 Difícilmente podría Valderrobres tener una entrada más espectacular que la que le brinda el impresionante puente medieval y el Portal de San Roque. Pieza fundamental de su arquitectura e imagen perfectamente reconocible allí donde se mencione nuestro pueblo.
La construcción del puente parece estar asociada a la de sus murallas, así que podríamos fechar el inicio de las obras para construirlo en torno a 1390, con la petición que el arzobispo García Fernández de Heredia hace ante el rey Juan I para construir dichas fortificaciones. Mucho más difícil seria afirmar con seguridad la fecha de su conclusión, seguramente a principios del siglo XV y estando Valderrobres bajo la prelatura de Dalmau de Mur, responsable también de las plantas más altas de nuestro castillo.
Se trata de un puente completamente medieval, de cuatro ojos,  extremadamente sólido y provisto de tajamares en forma de cuña pensados para protegerlo de fuertes riadas y evitar la acumulación de troncos. En el siglo XVI se asienta sobre su último tramo el Ayuntamiento, modificando por tanto el aspecto del puente en su tramo final al conectar con la plaza.
El puente atraviesa la antigua puerta principal de acceso al recinto amurallado. A finales del siglo XVI  este portal fue consagrado a San Roque, protector ante las epidemias y patrón de la población, quedando hoy en día como uno de los portales mejor conservados de todo el conjunto.

 

El Portal de Vergós

En el entramado del Valderrobres medieval, los portales que atravesando sus murallas daban salida a la villa, eran una pieza fundamental.
Es muy posible que en el entorno de Valderrobres ya existiera un conjunto de murallas en tiempos de la Reconquista y que probablemente en la época del arzobispo Fernández de Heredia necesitara repararse o ampliarse en vistas del crecimiento de la población, para lo cual el prelado le pide un permiso a Juan I, para cobrar una sisa y con ese dinero fortificar nuevamente el pueblo.
Existían siete salidas en el trazado de dichas murallas, correspondiendo cada una a un camino de acceso que nos llevaría hasta alguno de los pueblos del alrededor. En el caso del Portal de Vergós, parece ser que se trataba de la salida que conducía hasta la vecina población de Torre del Compte.
Con el paso del tiempo, cada una de estas salidas fue santificada y puesta bajo la protección de un santo del panteón cristiano, quedando el portal que nos ocupa bajo los auspicios de la Inmaculada Concepción, como atestigua una hornacina, hoy vacía, en la fachada de una de las casas adosadas a la muralla.

 

LA ERMITA DE LOS SANTOS

Es difícil decir con precisión la fecha en que se levantó esta ermita en honor a San Abdón y San Senén, aunque la mayoría de las informaciones disponibles apuntan a una fecha en torno a 1420.
Arquitectónicamente es difícil situarla en un estilo concreto,  más aun si tenemos en cuenta que a lo largo de su historia ha sufrido numerosos hundimientos y consecuentemente numerosas reconstrucciones como la de 1685, año que aparece grabado en la fachada, y en el que muy probablemente se añadió al templo la casa adosada que habitaba el ermitaño.
Dicho ermitaño no solo era el encargado de cuidar la ermita sino también de enseñar letras a los jóvenes habitantes de las masías de alrededor y tocar la campana en caso de tormenta o simplemente para señalar las horas, tradición que se mantuvo hasta los años 30 del siglo veinte.
Actualmente, el día grande de la ermita es el 19 de Agosto, cuando los habitantes de Valderrobres acuden hasta allí en romería para celebrar una comida campestre y participar en juegos de tradición popular muy arraigada.

Página web creada por la fundación Valderrobres Patrimonial
Plaza de España nº 1 44580 Valderrobres (Teruel) castillodevalderrobres@yahoo.es - 679634438